Libro_interrogante.gif



Narración. Descripción. Diálogo.


1 Discurso y tipos de discursos

2 La narración.

2.1. Definición

2.2. Elementos de la narración

2.3. Tipos de textos narrativos: anécdota, mito, leyenda, cuento, novela…

2.4. El cuento. Cuento popular y cuento literario

3 La descripción

3.1. Definición. Características.

3.2. Tipos de descripción.

4 El diálogo

4.1 Definición

4.2 Tipos de diálogo: diálogo oral, diálogo escrito.



1 El discurso y tipos de discurso

Tipos de discurso


Si consideramos una serie de datos como la situación comunicativa o la intención del hablante (es decir, las funciones del lenguaje. referencial, expresiva, apelativa), tendremos distintos tipos de textos, cada uno con un lenguaje específico.

Así, si lo que queremos es contar un suceso, una anécdota, algo que nos ocurrió…, lo haremos mediante un relato o narración. Si pretendemos decir cómo son las cosas, los paisajes, las personas…, utilizaremos la descripción.

Si pretendemos dar información, transmitir ideas, datos…, el tipo de discurso del que nos valdremos -y que ya habéis utilizado en la exposición oral-, es la exposición. Y si además de informar, dar datos…, argumentamos, (o lo que es lo mismo, buscamos citas, ejemplos… que justifiquen lo que estamos diciendo), el texto será argumentativo.

Pero podemos encontrarnos también en situaciones en que emisor y receptor estén presenten e intercambien información, se tratará entonces de un diálogo.

No debemos olvidar que, aunque los clasifiquemos, los distintos tipos de textos pueden darse conjuntamente, por ejemplo, en un relato podemos encontrar diálogos y textos descriptivos.

Y tampoco debemos olvidarnos de otros muchos textos con finalidades diferentes pero que están presentes en nuestra vida cotidiana: escribimos cartas o correos electrónicos, leemos instrucciones…, e incluso chateamos.


2 La narración

2.1. Definición.-
(Del lat. narratio). Una narración es el relato de unos hechos reales o imaginarios que les suceden a unos personajes en un lugar.
Narramos cuando contamos cosas que nos han sucedido, cuando contamos una anécdota o un chiste. Los cuentos, los mitos, las leyendas, las novelas, incluso las noticias de prensa…, todo son narraciones. Las narraciones pueden ser contadas oralmente o por escrito.

2.2. Elementos de la narración
Si una narración es un tipo de texto en el que se cuenta algo que le ha pasado a alguien en un lugar y espacio determinado, no nos costará mucho determinar los elementos que intervienen en la narración: narrador, personajes, tiempo, espacio y acción.

Narrador.-
El narrador nos cuenta la historia. Como fuimos viendo a lo largo de los textos narrativos que hemos ido leyendo (y escribiendo), la historia puede ser contada por el mismo personaje al que le sucede la historia, es decir, por el protagonista; por alguien ajeno a la acción.
Si la narración viene contada por el protagonista estará contada en primera persona (aunque también puede narrar en primera persona un personaje secundario que nos cuenta la historia del protagonista), si es alguien ajeno la narración estará en tercera persona. En este último caso podemos establecer aún dos tipos de narradores.

    • Un narrador objetivo, que se limita a contar aquello que es posible observar y que entonces no nos contará nada de lo que piensan o sienten los personajes (porque eso no es “observable”)

    • Un narrador omnisciente (que lo conoce todo), Y como lo “conoce” todo de los personajes, puede narrar lo que piensan, sueñan o sienten los personajes. Es un narrador subjetivo que puede manifestar su opinión.
Personajes.
Tipos.- Las historias que se cuentan, sean verdaderas o inventadas, se refieren a unos seres a quienes les ocurren todos los acontecimientos que se narran. Estos seres son los personajes.

Los personajes en la narración no tienen por qué ser siempre seres humanos, ni siquiera seres animados. Lo que sí sucede es que aún cuando no sean seres humanos, suelen comportarse como tales.
Los personajes en una narración se pueden clasificar en distintos tipos atendiendo a dos criterios distintos: su papel e importancia en la historia y cómo esté construido, desarrollado….

Atendiendo al primer criterio,
(su papel e importancia en la historia), los personajes pueden ser:
Principales o Secundarios
Entre los personajes principales se encuentra el protagonista que es el que más destaca, el que lleva la parte más importante de la acción y su presencia es imprescindible, es de ellos de los que se cuentan las cosas fundamentalmente. En muchos relatos aparece también el antagonista, un personaje negativo, “el malo”, que se enfrenta al protagonista. Los personajes secundarios acompañan a los protagonistas. Ellos completan la acción o son testigos de lo que ocurre.

Si tenemos en cuenta el segundo criterio
(cómo está desarrollado...), podemos hablar de personajes
Planos y Redondos
Un personaje difícil de decidir, contradictorio a veces, que vamos conociéndolo con lentitud, que varía o puede variar porque le influyen los acontecimientos…, será un personaje redondo. Un personaje que repite invariablemente un esquema de comportamiento, actúa siempre igual y por eso, es imposible que nos sorprenda, será un personaje plano (Los héroes de los tebeos, por ejemplo)

Tiempo. Espacio
El espacio y el tiempo constituyen el marco en el que se desarrollan los acontecimientos. El espacio de la narración está conformado por los lugares en los que se desarrollan los acontecimientos. Pero además de espacios “reales”, también podemos encontrar lugares irreales o indeterminados, o crear todo un mundo de fantasía (El Señor de los anillo, Las crónicas de Narnia….)

Acción
O lo que es lo mismo, los hechos que nos están contando.

ESTRUCTURA DE LA NARRACIÓN
Estos hechos nos son contados, normalmente, de acuerdo a una estructura: El relato consta de tres partes fundamentales:
planteamiento – nudo- desenlace.

Para comenzar el relato,
en el planteamiento,
podemos disponer de toda una serie de fórmulas que llamen la atención del receptor. En los relatos tradicionales, en los que el tiempo y el espacio no son lo fundamental, las fórmulas para iniciar el relato son las consabidas:
Érase una vez – había una vez….

Sin embargo, en relatos de otro tipo, lo fundamental del planteamiento es que nos introduzca en el relato, que nos presente a los personajes, nos sitúe en un tiempo y un espacio y nos presente el conflicto que se va a desarrollar en el relato.

En el nudo
llegaremos ya al centro del problema, a los hechos que nos sitúen en la mayor tensión y conflicto que va a desembocar en el desenlace.

El desenlace
nos lleva a la parte final del relato, en la que los problemas planteados van a resolverse -bien o mal, no todo tiene que tener “final feliz”-. En los relatos tradicionales existen también fórmulas que cierran fácilmente el relato:
Y fueron felices y comieron perdices….
Colorín colorado este cuento se ha acabado…
O incluso acabar con una moraleja, es decir, una frase en la que se nos señale lo que podemos aprender del relato: aunque la mona se vista de seda….

En el resto de los relatos podemos plantearnos dos tipos de finales: final abierto en el que el conflicto no se soluciona y es el lector el que tiene que “suponerlo”, y el final cerrado, en el que la solución viene dada ya por el narrador (recordad que ya habéis escrito algún relato de ese tipo)

2.3. Tipos de textos narrativos:
Leyenda, mito, anécdota.
Ya habíamos señalado que la leyenda, el mito o la anécdota eran relatos, lo mismo que la novela o el cuento. Veamos, ahora, brevemente, las características de cada uno.

La leyenda
Las leyendas son relatos de hechos extraordinarios que suelen transmitirse oralmente (aunque después se escriban), y que la tradición ha imaginado a partir de un hecho real. Están presentes en ellas, lo mágico, lo extraordinario, lo imaginario….
[La RAE la define así: Relación de sucesos que tienen más de tradicionales o maravillosos que de históricos o verdaderos]

El mito
Los mitos son hechos imaginarios que tienen como protagonistas a dioses o héroes de una cultura. En ellos está también presente lo mágico o lo extraordinario, y con ellos se explicaban en la Antigüedad los fenómenos desconocidos.
[Esta es la definición de la RAE: Narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de carácter divino o heroico. Con frecuencia interpreta el origen del mundo o grandes acontecimientos de la humanidad]

La anécdota
La anécdota es un relato muy breve de algo generalmente divertido o curioso
[En la RAE: Relato breve de un hecho curioso que se hace como ilustración, ejemplo o entretenimiento]

2.4. Tipos de textos narrativos: El cuento.
El cuento o relato corto es una narración breve, oral o escrita, en la que se relata una historia de ficción. Hay dos tipos de cuentos: popular y literario.

Cuento popular
El cuento popular o tradicional es un tipo de narración breve, anónimo, que se crea para contarlo ante un auditorio y su forma de transmisión es oral, lo que explica que haya distintas versiones para un mismo relato. El hecho de que se transmita oralmente, no significa que, en un momento determinado, puedan recogerse por escrito.
El cuento popular pertenece al folclore, es decir, al saber tradicional del pueblo, y en esto es semejante a los usos y costumbres, ceremonias, fiestas, juegos, bailes, etc.; y en la literatura denominada popular y tradicional, se sitúa al lado de los mitos, las leyendas, los romances….

Cuento literario o cuento de autor
Es un relato breve, de autor conocido, que se transmite por escrito y, por lo tanto, no sufre las variaciones que sufre el cuento popular.
Este tipo de cuento es de origen oriental y medieval: Las mil y una noches, por ejemplo es la primera recopilación de cuentos y El Conde Lucanor, de don Juan Manuel, una de las primeras manifestaciones en castellano, en el siglo XV.

3. La descripción

3.1. Definición

Características. Describir viene a ser como representar la realidad con palabras. Es decir cómo son las cosas, las personas, los lugares…. Es posible describir cualquier objeto, persona, sentimiento, lugar, ambiente…, y para ello enumeramos las características físicas o las cualidades, los cambios, etc.
Hemos de tener en cuenta que, frecuentemente, la descripción forma parte de un relato y en pocas ocasiones aparece como un texto aislado.

Algunas características de los textos descriptivos son:

•El uso del presente y pretérito imperfecto de indicativo (en la narración es más frecuente el pretérito perfecto simple). En las descripciones el tiempo “se detiene”, como en un cuadro.

•Abundancia de adjetivos calificativos. Son imprescindibles para matizar características, cualidades, sensaciones…

•Frecuencia de recursos como comparaciones o metáforas.

3.2 Tipos de descripción

La descripción puede ser objetiva y subjetiva.

•La descripción es objetiva cuando no se pretende sino informar de características o cualidades, sin opinar, tal y como sucede en los artículos de los diccionarios o en las descripciones científicas.

•Es subjetiva si aparecen opiniones, emociones…, personales. Es el tipo de descripción propio de los textos literarios.


4. El diálogo

4.1. Definición

El diálogo es una conversación entre dos o más personas. En él intervienen emisor y receptor que intercambian sus papeles a lo largo de la conversación, además del resto de los elementos de la comuniccaión que conocemos.


dialogo.jpg




4.2. Tipos de diálogo

La primera clasificación que estableceremos se centra en si el diálogo es oral o escrito.
Si el diálogo es oral podemos hablar de tipos de diálogo como la conversación, la entrevista, el debate, el coloquio…
Si el diálogo es escrito, lo encontraremos frecuentemente en textos narrativos o en textos teatrales.

En los textos narrativos se suele hablar de estilo directo y estilo indirecto. El estilo directo presenta directamente lo que dice el personaje, con la forma frecuente de un verbo que introduzca le diálogo (decir, responder, comentar, afirmar…..), y un guión que da pie a la frase literal del personaje:
Luis y Fernando estaban paseando y hablando de sus cosas, cuando, de repente, Luis interrumpió la conversación y preguntó:
- Oye, crees que lloverá mañana

En el estilo indirecto es el narrador el que señala lo que dice el personaje:
Luis y Fernando estaban paseando y hablando de sus cosas, cuando, de repente, Luis interrumpió la conversación y le preguntó si llovería mañana.

En textos teatrales desaparece el narrador, por lo que los personajes hablan por ellos mismos, pero el diálogo se representa por escrito siempre de la misma manera: el nombre del personaje y luego, literalmente, lo que dice.
Fernando.- ¿Cees que lloverá mañana?
Luis.- ¿A qué viene esa pregunta?